Mi fotografía de boda es documental

Los mejores momentos de vuestro día magico se quedarán para siempre

¡Eso es! Hay momentos que sólo pasan una vez en la vida y lo que se queda de ellos son las fotografías. Mi trabajo es capturar esos instantes únicos para que se queden guardado para siempre. Las fotografías que os llevaréis a casa representarán todo lo que pasó en vuestro día especial, nada de fotos posadas o manipuladas. Y que quiere decir esto: que hablaré con vosotros unos días antes de la boda para planificar los movimientos de cada uno y de cada cosa (que pasa antes, que pasa después..) pero ¡sin agobiaros mucho eh jeje! Y de esta forma no os molestaré durante vuestro día. En algunas ocasiones os pediré de moveros al otro lado de la habitación o del jardín por el simple hecho de que iré moviéndome según la dirección de la luz, pero no os pediré de mirar a cámara, de posar delante de mi, de hacer algo que no soléis hacer. Todo será lo más natural posible, sin que hayan situaciones incomodas. Me gusta que os lleváis el recuerdo verdadero de lo que pasó en vuestro día y de como realmente sois siempre, sin cámaras por delante :-) 

¡Es vuestro día y quiero que no lo olvidéis nunca y sobretodo que lo disfrutéis al máximo!

 

Todo lo que es amor, bajo todas sus formas me fascina y me encanta, tanto que para nada interferiría en unas de estas situaciones especiales y bonitas que pasan el día de la boda. También me gusta pensar que no os van a faltar fotos de ningún momento, por eso voy acompañada por un segundo fotógrafo, una persona de confianza, que como yo documenta el día de la boda sin molestar o interferir. Dejo fluir los eventos y me quedo documentando todo lo que pasa de forma que podáis disfrutar de vuestro día especial sin notar mi presencia.